EL SECTOR COOPERATIVO DE KENIA ABORDA DE FRENTE AL COVID-19

Kenia vio su primer caso de COVID-19 el 13 de marzo, y el Ministerio de Salud teme que, si no se implementan y siguen los esfuerzos de mitigación, los casos podrían dispararse hasta llegar a 10.000. El gobierno ha actuado rápidamente para cerrar escuelas e imponer un toque de queda en todo el país, al tiempo que emite orientación sobre higiene y distanciamiento social.

El sector cooperativo también siente que tiene un papel importante que desempeñar para responder a COVID-19. El sector representa a más de 14 millones de miembros en 24.000 cooperativas y representa el 35 por ciento de los ahorros nacionales, ahorros que las partes interesadas dicen que está listo para movilizar. El Departamento de Estado de Cooperativas creó el Comité Cooperativo de Respuesta al Coronavirus (CCRC) para reforzar la acción del gobierno que lucha contra el COVID-19 para cumplir con los principios cooperativos de «Educación, Capacitación e Información», así como «Preocupación por la Comunidad». La atención a estas áreas asegura un lugar central para las cooperativas en la reconstrucción pospandémica de Kenia.

El CCRC atrae a miembros de diez organizaciones claves, incluido el Departamento de Estado de Cooperativas, la Alianza Cooperativa de Kenia (CAK), que servirá como secretaria conjunta del Comité: Unión Nacional de Cooperativas de Vivienda (NACHU), Unión de Ahorro y Cooperativas de Kenia Cooperativas de crédito (KUSCCO), Autoridad Reguladora de Sociedades Sacco (SASRA) y otros. El CCRC promete monitorear y difundir información sobre COVID-19 a los miembros del sector cooperativo y el público, así como presionar al gobierno para que brinde ayuda a las cooperativas una vez que termine la pandemia. El Comité también planea reutilizar las instalaciones para el uso de cuarentena y ofrecer asistencia financiera a los miembros de la cooperativa.

Muchos miembros del CCRC se suman con la Asociación Cooperativa Nacional de Negocios de la Liga Cooperativa de los Estados Unidos (NCBA CLUSA), el Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito (WOCCU) y Global Communities en el Programa de Desarrollo Cooperativo (CDP) financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). NCBA CLUSA, WOCCU y Global Communities están determinando cómo sus proyectos CDP pueden apoyar mejor el trabajo crítico del CCRC.

La acción rápida para combatir COVID-19 no solo ha tenido lugar a nivel nacional, sino también a nivel de condado y entre cooperativas individuales. Un ejemplo es la Lelchego Dairy Cooperative Society en el condado de Nandi, un socio de NCBA CLUSA en su proyecto CDP, Creación de un entorno para la expansión cooperativa (CECE).

La Sociedad Cooperativa de Lácteos de Lelchego tiene 6.449 miembros, de los cuales el 51 por ciento son mujeres. Debido a su liderazgo en equidad de género, Lelchego fue invitada a organizar una celebración regional del Día Internacional de la Mujer a principios de marzo. Sin embargo, el evento se canceló cuando los casos de COVID-19 comenzaron a extenderse fuera de Asia y Europa hacia África y América, y se avecinaba la amenaza de un brote en Kenia.

Los miembros del liderazgo de Lelchego no permitieron que este cambio de planes de última hora los desanimara. La tesorera Ruth Kosgei y el gerente Samuel Samoei redirigieron sus esfuerzos para enfrentar el COVID-19 de frente en su comunidad. Ruth y Samuel, además de seis mujeres de la membresía de Lelchego, están llevando a cabo varias medidas de mitigación para ayudar a frenar la propagación de COVID-19 entre sus compañeros, hijos de sus miembros, transportistas de leche, miembros de la Unión Cooperativa de Productos Lácteos del Condado de Nandi y la comunidad que los rodea. Por ejemplo, las mujeres están educando a los niños sobre los síntomas del COVID-19, las técnicas adecuadas de lavado de manos y la importancia del distanciamiento social para que puedan comprender mejor por qué no están asistiendo a la escuela y cómo protegerse de la enfermedad.

Las mujeres también desarrollaron una plataforma para difundir información del Ministerio de Salud a sus miembros y a los de la Unión Cooperativa de Productos Lácteos del Condado de Nandi. Las medidas adicionales tomadas incluyen el establecimiento de instalaciones públicas de lavado de manos con agua y jabón, y proporcionar orientación financiera específica de COVID-19 a los prestatarios de una cooperativa de ahorro y crédito afiliada (SACCO).

A pesar de la necesidad de estos servicios en su comunidad, las mujeres Lelchego enfrentan varios desafíos que podrían retrasarlos a medida que el virus progresa y los sistemas se rompen. Actualmente, hay escasez de desinfectantes en supermercados y tiendas, y el movimiento está restringido. Además, Lelchego carece de fondos para mantener su plataforma de comunicación o comprar suministros y equipos adecuados a largo plazo. Sin embargo, las mujeres Lelchego han mostrado una fuerte determinación de proteger a su comunidad poniéndose a la vanguardia de esta pandemia, y con el gobierno intensificando sus esfuerzos en todo el país, parece que podrán continuar su formidable lucha contra el virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *